Écomusée de Marquèze y la fôret des Landes de Gascogne

0

Al sur de Burdeos (Francia) se encuentra uno de los bosque más grandes de Europa occidental: La forêt des Landes de Gascogne. Este bosque de más de 10.000 km² está formado principalmente por pino marítimo (Pinus pinaster) y tiene como peculiaridad que ha sido creado completamente por el hombre a base de repoblaciones masivas durante el siglo XVIII.

Durante está época, esta región estaba formada por múltiples zonas pantanosas que junto a las enfermedades que se propagaban en ellas, la hacían prácticamente inhabitable. Pero con las repoblaciones masivas de pino marítimo se consiguió fijar el terreno arenoso, drenar los pantanos y conseguir que la población pudiera mudarse a esta región y que se pudiera desarrollar la industria forestal que caracteriza actualmente a esta región. De los productos obtenidos, destacan principalmente las resinas que se obtienen directamente de los troncos al resinar los pinos.

 

El ecomuseo de Marquèze se encuentra junto a la población de Sabres, en el centro de Las Landas. En este ecomuseo se quiere mantener vivo el recuerdo de las tradiciones del siglo pasado (agricultura, ganadería e industria forestal) a través de la recreación a escala real de una comunidad que trabajaba y vivía en la propiedad del terrateniente Marquèze. Además de explicarnos cómo con las repoblaciones realizadas, se consiguió modificar completamente el paisaje hasta convertirlo en el bosque de pino que es hoy en día.

La intervención paisajística es muy acertada, ya que la zonificación por temática, los senderos, la vegetación y el agua, se integran perfectamente con la comunidad humana que allí habitaba y que se consigue recrear con figurantes vestidos de época que amenizan cada uno de las zonas realizando las tareas cotidianas del día a día.

El hecho de que sólo se pueda acceder a través de un tren de época que sale cada hora de la estación de Sabres hace que se tenga una sensación más real de que se está viajando en el tiempo. Este tren circula por las vías que en su momento se usaron para sacar los productos del bosque hasta la carretera más cercana. Además, mientras se espera el tren se puede visitar las exposiciones del museo en las que se explica en qué consistió y consiste la industria forestal de Las Landas, así como sus costumbres.

El recorrido del tren dura unos quince minutos. Una vez que llega al ecomuseo, bajaremos en la estación de recepción que principalmente está formada por un par de bares y aseos públicos. Y de allí, ya seguiremos el camino principal recomendado que nos adentrará en el bosque y nos llevará por las diferentes zonas.

Los senderos están ubicados sobre el terreno arenoso original y flanqueados por alisos (Alnus viridis). La mayor parte de los pinos están resinados, y se puede ver desde el camino los cuencos de recogida de resina.

El sendero principal nos lleva a una gran explanada rodeada de robles centenarios en la que hay una casa de la época (con su huerto) y un molino de agua que se utilizaba como aserradero. El huerto está situado sobre suelo arenoso y al verlo, cuesta creer que las hortalizas puedan desarrollarse en este tipo de suelo tan pobre.

Huerto familiar

Continuando por el sendero, se llega a una gran zona libre de pinos en los que las únicas sombras proceden de gigantescos robles. En la línea que forman los robles, se encuentra la zona de cultivos y de pastos. Es aquí donde se encuentran la mayor parte de los edificios que han sido restaurados y en los que se recrea cada uno de los oficios: la casa del herrero, el horno de pan, la carpintería, etc.

Junto a los pastos, se encuentran los rebaños de ovejas. Los animales domésticos son parte de la comunidad y amenizan la visita de los niños ya que muchos de ellos se pueden tocar y otros simplemente ver de cerca. Junto al corral de ovejas, los pastores esperan vestidos con trajes de época y con los zancos que usaban para moverse de un lugar por las zonas húmedas.

La casa del terrateniente (el señor Marquèze que da nombre a toda la comunidad), también se puede visitar. Las habitaciones contienen los muebles originales y sus elementos decorativos. En su exterior hay otro huerto muy bien cuidado y también instalado sobre suelo arenoso.

El balance final de esta experiencia fue muy positivo. Creo que no hay mejor intervención paisajística que la que no se puede apreciar a simple vista. Antes de visitar este ecomuseo, esta región era para mí una simple gran zona boscosa del suroeste de Francia, pero después esta visita interactiva pude conocer el origen del bosque de Las Landas y comprobar hasta qué punto nos pueden parecer espacios naturales, las grandes intervenciones en el medio si ha pasado el tiempo suficiente como para que podamos olvidar su origen.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.